Las vueltas que da la vida Daniel Cros

El cantante y compositor barcelonés inicia la gira de Las vueltas que da la vida por España
El artista ofrece 10 conciertos en las principales capitales españolas
28-04-2010

PRÓXIMOS CONCIERTOS

MAYO:

Martes 4 - FNAC Valencia - 19:30h

Miércoles 5 - FNAC Murcia - 19:30h

Martes 11 - FNAC Málaga - 19:30h

Miércoles 12 - FNAC Marbella - 19:30h

Jueves 13 - FNAC Sevilla - 19:00h

Martes 18 - FNAC Oviedo - 19:30h

Miércoles 19 - FNAC A Coruña - 19.30h

Miércoles 26 - SALA CLAMORES, Madrid - 21:30h

JUNIO:

Jueves 3 - FNAC Zaragoza - 19:30h

Mucho ha llovido desde los tiempos en que el que fuera cantante y guitarrista del grupo Brighton‘64 actuara en la sala Rock-Ola y en el Musical Express de la UHF. Desde entonces, Daniel Cros ha seguido una trayectoria que se ha dejado seducir por el pop, el jazz, la canción de autor y los ritmos latinos, para acabar integrando todos los géneros en un estilo propio.

El nuevo trabajo que hoy presenta el artista barcelonés reúne una selección de doce de sus canciones que se identifican con momentos clave de su carrera como solista: sus estudios de percusión en La Habana y de escritura de canciones en California, el encuentro con La Vieja Trova Santiaguera, así como su trabajo con músicos cubanos en Barcelona. Fruto de estas experiencias, las canciones se construyen sobre ritmos como el cha cha cha, el son, el guaguancó, el bolero o el tango.

El disco -editado por Rosazul y distribuido en tiendas por Harmonia Mundi- incorpora nuevas grabaciones de canciones que ya formaban parte de otros discos, algunas de las cuales han cambiado radicalmente sus arreglos e incluso se presentan en una lengua distinta a la que fueron grabadas inicialmente.

Acompaña al artista un sólido plantel de músicos: los cubanos Raúl Fuentes al piano, Yoan Sánchez a la percusión y Rafael Coello “el Pochi” a la trompeta, Ferran Cubedo al baby bass y Daniel Cros que ha escrito la letra y música de todas las canciones; canta, toca el piano, la guitarra y el laúd y ha realizado también el diseño gráfico del disco.

Las canciones se asientan sobre una estructura musical bien definida que alterna el formato AABA (‘De par en par’, ‘En la palma de mi mano’, ‘La rosa azul’) con el de estrofa/estribillo (‘Siempre nos quedará París’, ‘Más y más’, ‘Aire de mar’ que canta en catalán). Las letras por su parte, nacen de un sentimiento profundamente romántico, que vive entre la añoranza del amor perdido y la ilusión por el amor que tiene que llegar, pasando por el reproche -propio de la ranchera en ‘Más y más’-. También hay espacio para la historia del apego de un niño hacia un tambor (‘Mi tambor’) y la filosófico-esotérica ‘En la palma de mi mano’. Letra – con un esfuerzo por encontrar la palabra precisa y respetar la acentuación natural - y melodía, conviven en feliz prosodia.

Nos encontramos en definitiva ante un gran artista: tanto como constructor de canciones con la ambición de crear clásicos, como intérprete que transmite lo que siente con un lance apasionado pero templado que recrea un mundo propio en el que el amor y el desamor son los que, a través del arte y su expresión, dan verdadero sentido a la vida.