Snake with surprise Geni Barry & Daniel Cros

Geni Barry y Daniel Cros culminan sus colaboraciones en directo con Snake with surprise
La revista Jaç encarta en el número de diciembre/enero un EP con 3 temas del disco
Redacción
02-12-2010

Apadrinado por Tete Montoliu y considerado internacionalmente un maestro del vibráfono y una de las primeras espadas del jazz nacional, Geni Barry se ha embarcado en una nueva aventura sonora junto a Daniel Cros. El cantante y compositor barcelonés, que nos tiene acostumbrados a temas de reminiscencia caribeña, se enfunda aquí el traje de crooner, inspirado en grandes figuras del género como Chet Baker, Dean Martin o Frank Sinatra.

Snake with surprise es su primer disco juntos, pero su amistad viene de lejos. Daniel es mánager de Geni y años atrás solía acompañarlo a sus conciertos a la par que iba forjándose su propia carrera como cantautor. Un día, Geni le invitó a subir al escenario para interpretar con él 'Autumn Leaves' y esta invitación se fue repitiendo en conciertos sucesivos hasta convertirse en una deliciosa costumbre que finalmente ha culminado en la materialización de este disco. Para Snake with surprise Geni Barry ha rearmonizado algunos estándars memorables como 'You know I care' o 'Have you met Miss Jones?", junto con otros temas menos habituales en el género como la polca 'Wooden heart' de Elvis Presley o la balada 'The last time I felt like this' de la película 'Same time, next year'.

Pero en este disco también hay espacio para las composiciones propias: Daniel deja entrever su formación musical latina en la sugestiva samba-jazz 'Don't be afraid to smile' y en el elegante calypso que da título al disco, Snake with surprise. Esta canción sirve, además, de homenaje a su compañero y amigo Geni Barry, que suele presentar a sus invitados con la muletilla "y ahora:

¡serpiente con sorpresa!" y a continuación el nombre del invitado, recordando la mítica escena de 'Indiana Jones y el templo maldito' donde a los protagonistas se les ofrece una degustación de "serpiente con sorpresa, escarabajos rellenos, sopa de ojos y sorbete de sesos de mono".

El menú que aquí se nos presenta resulta, afortunadamente, bastante más apetitoso: nueve bocados de jazz servidos con elegancia y buen swing, que satisfarán a los paladares más exigentes.